consejos de tu óptico

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes por parte de nuestros clientes, y algunas de las que creemos que son muy importantes contestar, para poder aprender a cuidar nuestra salud visual.

consejos
CONSEJOS DE TU ÓPTICO

El ojo humano es una de las partes más sensibles de nuestro cuerpo. El 80% de la información que recibimos nos llega a través de la vista.
Por eso es tan importante protegerse y ver bien.
¿Cuál es el secreto para mantener nuestra calidad de visión?

Es primordial acudir periódicamente a la óptica para realizarte una revisión.

Es muy importante vigilar nuestra salud visual al igual que controlamos otro tipo de aspectos de nuestro cuerpo. Una prevención precoz de cualquier problema visual es primordial, por ejemplo, en el desarrollo de nuestros hijos y en el caso de personas de más de 40 años para paliar los síntomas de la vista cansada.

AL NACER

Observar que nuestro hijo responda bien a los estímulos, que reconozca a sus más cercanos, es una tarea muy importante que tenemos que realizar. Esto nos puede ayudar a detectar cualquier anomalía en su visión.

SALUD VISUAL INFANTIL

Proteges la piel de tus hijos…pero ¿qué pasa con sus ojos?
Hasta la adolescencia el cristalino de un niño no protege la retina de los daños de la luz UV y ésta, a la larga puede causar cataratas, degeneración macular. ¡No se la juegues! Protege sus ojos con lentes de calidad.

AL EMPEZAR EL COLEGIO

El fracaso escolar puede ser debido a problemas de visión, pues puede esconderse un problema visual relacionado con uno o varios trastornos de diferente naturaleza. Tendremos que vigilar que nuestro hijo no se acerque demasiado al papel, a la televisión, que no mueva la cabeza al leer, que no siga con el dedo el texto de un libro, que no se queje de dolor de cabeza, que no cambie la orientación de las letras, que no se frote los ojos con las manos, que no entrecierre los ojos al mirar de lejos… Todos estos síntomas pueden estar relacionados con un problema de visión, así que debemos vigilarlo.

DURANTE EL EMBARAZO

Durante el embarazo debemos revisarnos la vista; ya sea antes, durante y después del embarazo, pues al igual que sufrimos diferentes cambios en nuestra estructura y cuerpo, podemos tener cambios en nuestra visión. Si te preocupas por leer este apartado, ¡enhorabuena por ser mamá!

EN LA TERCERA EDAD

En la tercera edad debemos llevar un control de nuestro sistema visual como prevención. En esta edad es muy frecuente padecer una disminución de agudeza visual debido al envejecimiento de las estructuras oculares. Además, todo esto se ve afectado en mayor cantidad si se tratase de cualquier patología ocular como Retinopatía Diabética, Cataratas, DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad), Glaucoma, etc.

A PARTIR DE LOS 40

A partir de los 40 años, el cristalino (lente situada dentro del ojo que enfoca la imagen) comienza a perder elasticidad y potencia, lo que impide que veamos bien en la visión cercana. Los síntomas que suelen manifestarse es cansancio y fatiga ocular, imposibilidad de la visión próxima, amontonamiento de letras al leer y, a veces, cefaleas (dolor de cabeza). Esto se conoce como presbicia.

EN LA JUVENTUD

Nuestra concentración aumenta cada vez más. Por esta razón, debemos revisar nuestro sistema visual. Ver bien no es sólo cuestión de nitidez, la visión es un conjunto de sistemas y procedimientos de información complejos y adaptables, que recoge, analiza y memoriza información. Una buena visión nos permitirá desarrollar todo tipo de actividades sociales, laborales, deportivas… de una manera cómoda y eficaz.

CONDUCCIÓN

Aproximadamente un 20% de los accidentes de tráfico se producen por problemas visuales.
El 90% de la información que precisamos en la conducción nos llega a través de la vista. Por eso, es tan importante ponerse el cinturón de seguridad como usar unas gafas apropiadas para garantizar la seguridad al volante.
Durante la conducción, sufrimos continuos deslumbramientos. Las lentes polarizadas los eliminan, mejoran el contraste, permiten una mejor visión de los colores y las distancias evitando la fatiga ocular y proporcionando en definitiva mayor seguridad.

FATIGA VISUAL

Las pantallas provocan fatiga visual, pero hoy en día existen soluciones: las lentes Essilor Anti-Fatigue que proporcionan a tus ojos el relax que necesitan, mejorando la visión de cerca y reduciendo los síntomas y signos de la fatiga visual.

EN EXTERIORES

Es muy importante estar protegidos de la radiación ultravioleta. A la hora de adquirir unas gafas de sol, te asesoraremos dependiendo de las actividades laborales y de ocio que normalmente realizas, para llegar al producto que más se adecua a tus necesidades. Recuerda que una lente, aunque lleve color, no significa que proteja de la radiación solar. Un cristal oscuro sin filtro dilata la pupila, dejando paso a una mayor cantidad de radiaciones UV, pudiendo provocar daños en estructuras de la visión como la retina. Por esto es tan importante usar gafas homologadas cuya adquisición dependa de centros aconsejados por los mejores profesionales. El uso de lentes de mala calidad puede provocar mareos, visión doble, dolor de cabeza y daños oculares.

MANTENIMIENTO DE LENTES OFTÁLMICAS

• Limpiarlas siempre en húmedo, con agua y jabón neutro o cualquier líquido de limpieza recomendado por su óptico. Secarlas con la gamuza, nunca con papel, con pañuelos ni con nuestra propia ropa. No se aconseja limpiarlas con productos que contengan desengrasante y detergente.
• No utilizar productos corrosivos que puedan dañar las lentes como laca, disolvente, etc.
• Quitarse las gafas con las dos manos para evitar malformaciones.
• No apoyar las gafas por el lado de las lentes para evitar rayados.
• No acercar las gafas a fuentes de calor como estufas, ni tampoco dejar en guanteras de coches (pueden alcanzar temperaturas muy altas), el calor podría deformarlas.

CUIDADO DE LENTES DE CONTACTO

• Lavarse y enjuagarse las manos antes de manipular las lentes de contacto.
• Utilizar solamente soluciones de mantenimiento específicas para limpiar y conservar las lentes, y los humectantes que le haya recomendado su profesional.
• Cuidar el estuche de las lentes. Lávelo, enjuáguelo y séquelo cada vez que las saque. Cambie el estuche cada tres meses.
• Consultar con su profesional antes de utilizar cualquier otro producto nuevo o diferente.
• Quitarse las lentes y acudir a su óptico si:
• Nota cambios en su visión.
• Tiene los ojos rojos.
• Siente dolor o picor.

Abrir WhatsApp
Sal de dudas:
Hola! Queremos ayudarte: